EL AGUA

Después del oxígeno, el agua es el componente natural más importante para el desarrollo y mantenimiento de la vida. Para que el agua sea saludable debe beberse teniendo en cuenta la constitución de cada persona y la estación del año, ya que en verano el cuerpo necesita más agua para no deshidratarse y reponer el líquido que el calor evapora a través del sudor de la piel. Y en invierno no se necesita beber tanto líquido ya que ésta se conserva en el cuerpo para mantener el calor corporal. El agua tiene muchas propiedades fisiológicas en el organismo, lo que hace que este vital líquido sea imprescindible para mantener la vida y la salud integral, entre las principales están:

- Participa en la mayoría de las reacciones químicas del metabolismo: como son los procesos de digestión, respiración, absorción y excreción.

- Ayuda a eliminiar toxinas del cuerpo.

- Es el medio ideal para transportar nutrimentos a todas las partes del cuerpo y recoger las sustancias de desecho de la actividad celular.

- Es un complemento de una dieta sana y equilibrada.

- Contribuye en el mantenimiento de la temperatura corporal del organismo, por medio de la generación de sudor lo mantiene fresco y libre de toxinas.

- Forma parte de los fluidos corporales, como la sangre, la saliva, líquido sinoval, las lágrimas, los mocos, etc.

- Aumenta el volumen del contenido intestinal y ayuda a su eliminación.

- Regula los niveles de acidez del organismo.

- Participa en la reparación y crecimiento celular del organismo.

- Da más vitalidad, elasticidad, suavidad a la piel e hidratación por dentro, lo que hace que uno se vea mucho mejor.

  • - Residuo Seco a 180º C81
  • - Bicarbonato (HCO3)39.4
  • - Sulfato (SO4)1.2
  • - Cloruro (C1)4.3
  • - Calcio (Ca)1.6
  • - Sodio (Na)11.9
  • - Potasio (K)3.0
  • - Sílice (SiO2)33.6
  • - Flúor (F)<0.2
  • - Magnesio (Mg)1.7